Minas Antipersonales

Como miembro de la Campaña Internacional contra las Minas Antipersonales APP trabaja en acciones de monitoreo e incidencia, abogando por la adhesión universal al Tratado de Prohibición de Minas y monitoreo de su implementación; un alto nivel de financiamiento y mayor eficiencia en programas de desminado humanitario y educación en el riesgo; y provisión de una asistencia de largo plazo, significativa y sostenible a los sobrevivientes de minas, sus familias y comunidades.

A su vez, participa de la realización del informe anual Monitor de Minas Terrestres, a través del cual se monitorea la respuesta de la comunidad internacional al problema de las minas terrestres y los remanentes explosivos de guerra.

{tg-hi}El Problema{tg-he}

{tg-ci}

El Tratado define a las minas antipersonales como “aquellas minas diseñadas para explotar ante la presencia, proximidad o contacto de una persona y que mata, hiere o genera discapacidad a una o más personas” (Articulo 2.1).

Millones de minas antipersonal y restos explosivos de guerra, incluyendo municiones racimo, permanecen latentes en los campos y a lo largo de las carreteras en más de cien países y territorios. Bajo la tierra o sobre la misma estas armas son incapaces de distinguir entre un soldado y un civil. Matan y mutilan indiscriminadamente durante décadas después del fin de un conflicto, por lo cual son armas de destrucción masiva en cámara lenta.

Las explosiones de las minas antipersonal pueden matar o causar graves lesiones como ceguera, quemaduras, mutilaciones o heridas de metralla, que a menudo requieren atención de por vida. Se estima que hay hasta 500,000 sobrevivientes de accidentes de minas antipersonal y restos explosivos de guerra en el mundo; este número incrementa todos los años.

Las minas antipersonal y los explosivos remanentes de guerra obstaculizan el desarrollo, negando a las comunidades el uso de la tierra, bloqueando la reconstrucción necesaria al pos-conflicto, y poniendo en peligro a los refugiados que retornan a sus hogares. Las operaciones de desminado que buscan volver la tierra segura y productiva son extremadamente costosas, peligrosas y toman mucho tiempo.

{tg-ce}

{tg-hi}La Campaña Internacional para Prohibir de Minas (ICBL){tg-he}

{tg-ci}

La Campaña Internacional para la Prohibición de Minas (ICBL por sus siglas en inglés) es una red global de aproximadamente 1,400 organizaciones en más de 90 países que trabajan activamente por un mundo libre de minas antipersonales y en acciones de asistencia a víctimas, de la cual APP es miembro.

La Campaña fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz, junto a su coordinadora Jody Williams, en reconocimiento de su esfuerzo por alcanzar un Tratado de Prohibición de Minas finalmente negociado en 1997. A partir de entonces, han dedicado su trabajo a la implementación real y completa del texto del tratado por parte de los Estados, demostrando la capacidad y el poder de la sociedad civil en asuntos internacionales humanitarios.

Como miembro de la Coalición contra las Municiones de Racimo, la ICBL también está comprometida con los esfuerzos mundiales para erradicar las municiones de racimo y mitigar su impacto humanitario.

Historia

La Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas (ICBL por sus siglas en inglés) se creó en 1992 por iniciativa de seis organizaciones (Handicap International, Human Rights Watch, Medico International, Mines Advisory Group, Physicians for Human Rights y Vietnam Veterans of America Foundation). Habiendo sido testigos de los devastadores efectos de las minas antipersonal en comunidades de África, Asia, Oriente Medio y América Latina, estas organizaciones entendieron que se necesitaba una solución global frente a la crisis provocada por las minas antipersonal: una prohibición total de estas armas.

Quienes somos y qué hacemos

Muchos miembros de la ICBL están involucrados a un nivel operativo en la remoción de minas, la educación en el riesgo o la asistencia a víctimas. Otros miembros incluyen grupos que trabajan en asuntos de derechos humanos y humanitarios; y relativos a la niñez, la paz, la discapacidad, el medio ambiente, el control de armas; así como grupos de veteranos, médicos, mujeres y religiosos.

Nuestro trabajo como red es principalmente de monitoreo e incidencia.

Objetivos:

  • La adhesión universal al Tratado de Prohibición de Minas y a la Convención sobre Municiones de Racimo;
  • La implementación global y el monitoreo de estos tratados;
  • Un alto nivel de financiamiento y mayor eficiencia en programas de desminado humanitario y educación en el riesgo;
  • Provisión de una asistencia de largo plazo, significativa y sostenible a los sobrevivientes de minas, sus familias y comunidades.

Actividades:

  • Participación y contribución de expertos a los procesos del tratado, tales como las Reuniones de Estados Parte y los Comités Intersesionales;
  • Pronunciamientos contra el uso de minas antipersonal y municiones de racimo; incidencia ante los Estados no parte para que adhieran a los tratados;
  • Realización de actividades que aseguren que el tema de minas antipersonal y municiones de racimo continúe en las agendas de los gobiernos, a través de medios de comunicación, eventos públicos y contactos directos con delegados gubernamentales;
  • Investigación y producción del informe Monitor de Minas Terrestres que monitorea la implementación y el cumplimiento del Tratado de Prohibición de Minas, y evalúa los esfuerzos de la comunidad internacional para resolver el problema global de las minas antipersonal y los remanentes explosivos de guerra.

{tg-ce}

{tg-hi}El Tratado de Prohibición de Minas{tg-he}

{tg-ci}

  • El Tratado de Prohibición de las Minas, provee el único marco legal que asegura que las minas antipersonal no serán usadas nunca más; y que se buscarán respuestas para responder a su empleo en el pasado. El Tratado prohíbe el uso, producción, o el comercio de las minas antipersonal y exige la destrucción en cuatro años de las minas almacenadas, el desminado de las áreas contaminadas en un lapso de diez años, y la asistencia a las victimas de estas minas. También provee medidas para el monitoreo y cumplimiento de las obligaciones del tratado, incluyendo reuniones regulares de los estados parte y reportes anuales.
  • Actualmente, el 80% de los estados en el mundo son parte del Tratado. Sin embargo, muchos estados que permanecen fuera del tratado también siguen sus normas y han dejado de usar y producir minas antipersonal. El Tratado de Prohibición de las Minas ha llevado a los Estados Parte a realizar operaciones de desminado y devolver a un estado productivo grandes cantidades de tierra; a educar a las comunidades afectadas por minas sobre los peligros de estas armas; a proveer asistencia a las víctimas, y a destruir millones de minas antipersonal almacenadas, asegurando que estas ya nunca puedan ser sembradas en la tierra. Los Estados que utilizan minas antipersonal se han reducido a unos pocos, que son cada vez más estigmatizados.

Estados Parte
Estados No Parte

{tg-ce}

{tg-hi}10 Años del Tratado de Prohibición de Minas{tg-he}

{tg-ci}

{tg-ce}

{tg-hi}El Monitor de Minas{tg-he}

{tg-ci}

El Monitor de Minas se publica desde 1999 y provee una visión global de los avances en políticas de prohibición de minas, uso, producción, comercio y almacenamiento, y también incluye información sobre contaminación, limpieza, víctimas mortales, asistencia a víctimas y acciones de cooperación. Entre 1999 y 2009, el Monitor de Minas incluía capítulos nacionales específicos; desde el 2010 los avances nacionales de cada país pueden verse online en Country Profiles

Como miembro de la ICBL, APP se encuentra a cargo de la redacción del Capítulo de Argentina y las Islas Malvinas.

Hasta el momento, según el Monitor de Minas, 66 Estados y 7 áreas internacionalmente no reconocidas se encuentran, o se sospecha que lo estén, afectadas por las minas.

{tg-ce}

{tg-hi}El Caso de Argentina{tg-he}

{tg-ci}

La Argentina firmó  el Tratado de Prohibición de las Minas Antipersonal el 4 de Diciembre de 1997, y la ratificó el 14 de Septiembre de 19991. Sin embargo, no existe ningún tipo de legislación doméstica al respecto.

La destrucción del stock de 90.000 minas antipersonales finalizó en Diciembre del 2003, y declaró su interés de retener 13.025 minas para actividades de entrenamiento. Desde el año 2004 el número de minas retenidas por Argentina ha decrecido de 1.772 a 1.268.

La Argentina reclama que se ve afectada en relación al uso de minas por su reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas. En este sentido, sostiene que la ocupación ilegal de las Islas le ha privado de tener acceso a las minas para cumplir con las obligaciones de la Convención.  Las Islas fueron principalmente minadas por Argentina durante el conflicto armado con el Reino Unido en 1982. Un estudio de factibilidad realizado en conjunto por Argentina y el Reino Unido, identificó 117 áreas minadas que cubren 13.15 Km2, lo que representa alrededor del 0.1% del total de la superficie de las Islas. En Abril del 2009 emitió un requisito de extensión en relación al desminado de las zonas contaminadas por 10 años, ya que su fecha límite para el desminado es en Marzo del 2010.

En relación al territorio continental, Argentina declara tenerlo limpio de minas antipersonales.

  • Ver más información
  • Argentina’s Country profile, Landmine Monitor 2009

{tg-ce}

Actividades Destacadas

{tg-hi}10ª  Reunión Anual del Tratado de Prohibición de Minas Antipersonal en Ginebra, Noviembre 2010{tg-he}

{tg-ci}Entre el 29 de Noviembre y el 3 de Diciembre tendrá lugar la 10ª Reunión Anual del Tratado de Prohibición de Minas Antipersonal en las Oficinas de Naciones Unidas en Ginebra, Suiza. Se esperan representantes de la mayoría de los 156 gobiernos que se han unido al Tratado, como así también que los Estados que aún no son parte del tratado participen en calidad de observadores. La delegación de la Campaña Internacional contra las Minas Antipersonales (ICBL) participa con 120 activistas de 33 países, incluyendo sobrevivientes de minas antipersonal. La ICBL presentará algunas de sus principales preocupaciones y desafíos con respecto a la implementación del tratado; algunos de sus representantes han sostenido la importancia de que en esta reunión se aborde estos temas de implementación  y se evalúe cómo hacer un uso más efectivo y eficiente de los recursos y cómo asegurar una cooperación eficaz.{tg-ce}

{tg-hi}65°  Reunión del Primer Comité de Naciones Unidas, Octubre Noviembre 2010{tg-he}

{tg-ci}Entre el 4 de Octubre y el 1 de Noviembre tendrá lugar la 65° Reunión del Primer Comité de Naciones Unidas para Asuntos de Desarme y Seguridad Internacional, en el cual organizaciones de la sociedad civil internacional participarán de las discusiones, reuniones y eventos paralelos (ver agenda). La Asociación para Políticas Públicas participará en razón de su trabajo en políticas de control de armas convencionales, pequeñas y ligeras, municiones en racimo y minas antipersonales.

Información para ONGs{tg-ce}

{tg-hi}Cumbre de Cartagena, Diciembre 2009{tg-he}Your browser may not support display of this image.

{tg-ci}En Diciembre de 2009 APP participó de la Cumbre de Cartagena en Colombia, donde representantes gubernamentales, de la sociedad civil y víctimas se reunieron para evaluar los avances realizados por los países en cuanto al cumplimiento de las obligaciones de la Convención de Ottawa.

Si bien ha habido grandes avances desde 1999, aún permanecen algunos desafíos, por lo que se concluyó con la elaboración y adopción de un plan de acción a 5 años con compromisos que incluyen, asistencia a víctimas, limpieza de minas, educación en riesgo, destrucción de stocks y cooperación internacional. Dicho plan fue adoptado por 120 gobiernos.

La región latinoamericana se ha comprometido con el proceso desde sus inicios ya que las minas antipersonal han sido ampliamente utilizadas en las guerras civiles centroamericanas y en las disputas territoriales entre Estados durante los años 80. El caso más dramático de la región es Colombia, donde se siguen sembrando minas tras más de 40 años de un conflicto armado sin resolver y tiene el mayor número de víctimas antipersonal luego de Afganistán, con más de 8000 amputados desde 1990. A su vez, durante la Cumbre, la Argentina solicitó, y le fue concedida, una prórroga para la limpieza de las minas en las Islas Malvinas.

Por último, el gran desafío para los Estados parte de la Convención es la asistencia a víctimas, ya que se deben destinar recursos que van desde la atención primaria de las victimas hasta la atención a las familias y sus comunidades.{tg-ce}

Add a Comment